La FLM pide el fin de la guerra en Ucrania y «esfuerzos más audaces» para abordar otros conflictos

La FLM pide el fin de la guerra en Ucrania y «esfuerzos más audaces» para abordar otros conflictos

(LWI) – La Federación Luterana Mundial (FLM) ha reiterado sus anteriores llamamientos a la retirada inmediata de Rusia de Ucrania, y ha instado a una mayor inversión por parte de la comunidad internacional en medios pacíficos para poner fin a los conflictos en todo el mundo.

En una declaración realizada hoy en la reunión de su Consejo en Ginebra, el órgano de gobierno de la FLM expresó su «indignación» por la guerra, describiendo su coste como «asombroso» con respecto a la pérdida de vidas humanas, la destrucción, el desplazamiento y la violación de las leyes humanitarias y de derechos humanos. También citó el impacto global de la guerra en la disponibilidad y los precios de los alimentos.

El Consejo llamó la atención sobre la necesidad de paz y justicia en conflictos aún no resueltos en países como Colombia, Myanmar, República Democrática del Congo y Sri Lanka, entre otros. Expresó su profunda preocupación por la continua proliferación de armas, que es uno de los principales motores de los conflictos y la inseguridad, especialmente en África, Asia y América Latina.

A la vez que hizo un llamamiento a las iglesias miembro de la FLM para que oren y trabajen por la paz y la justicia en todas las comunidades, el Consejo les instó a que aborden cada vez más la prevención de la violencia sexual y de género, especialmente en situaciones de conflicto.

Declaración del Consejo de la FLM sobre la guerra en Ucrania y otros conflictos

El Consejo expresa su indignación por la guerra en Ucrania que ha continuado durante casi cuatro meses desde la invasión militar rusa del país. El coste de esta guerra en términos de vidas y medios de subsistencia destruidos, desplazamiento de personas, violación de los derechos humanos y la dignidad, y la contravención de las leyes internacionales humanitarias y de derechos humanos, es asombroso. El impacto global sobre los precios y la disponibilidad de los alimentos es muy preocupante.

El Consejo toma nota de la atención mundial que se presta a la guerra de Ucrania por su repercusión en todo el mundo, pero también llama la atención sobre la necesidad de paz y justicia en otros conflictos de todo el mundo, como los de Camerún, Colombia, República Democrática del Congo, Etiopía, Haití, Myanmar, Nigeria, Sudán del Sur, Sri Lanka, Siria y Yemen, entre otros, que siguen causando pérdidas masivas de vidas, desplazamientos y crisis humanitarias. El Consejo está profundamente preocupado por el constante aumento de la proliferación de armas, que está agravando significativamente los conflictos y la inseguridad en muchos países, especialmente en África, Asia y América Latina.

El Consejo recuerda la declaración sobre Paz y Justicia de la Asamblea de la FLM de 1984 en Budapest, Hungría, que declaró «(…) la firme convicción de que la paz es la voluntad de Dios para toda la creación. La guerra no está de acuerdo con la voluntad de Dios. No puede haber una paz duradera mientras las personas pasen hambre, prevalezcan las injusticias, o las personas sean oprimidas, perseguidas o discriminadas por su fe, visión de la vida, raza, sexo u origen étnico. La injusticia social y económica, así como los conflictos ideológicos, están en el origen de muchas de las guerras de liberación. No hay paz sin justicia, ni justicia sin paz (…)«.

Al igual que en el caso de la guerra de Ucrania, el Consejo está angustiado por las dimensiones de género de los conflictos violentos y su impacto en las mujeres y los niños, especialmente en forma de violencia sexual y de género y de tráfico de personas.

El Consejo se solidariza y reza por todos los afectados en toda la región, en particular por los más de 15 millones de personas que han sido desplazadas por la fuerza. Lloramos con las familias de los miles de personas que han perdido la vida.

El Consejo está profundamente apenado por los casos de discriminación contra los no europeos que huyen de la guerra en Ucrania. El Consejo aborrece y rechaza todos los casos de discriminación racial y étnica como una violación de la dignidad humana, los derechos humanos y la decencia humana. En tiempos de guerra, todos deben comprometerse a permanecer juntos, salvaguardar la dignidad y «acoger al extranjero».

El Consejo reconoce y agradece a Dios los ministerios y el testimonio de las iglesias luteranas en Ucrania, en los países vecinos, en otros lugares de la región y en todo el mundo, que están proporcionando ayuda humanitaria, protección, apoyo pastoral y acompañamiento a los millones de personas afectadas por la guerra.

El Concilio llama:

– Por el fin de la guerra en Ucrania y la retirada inmediata de los militares rusos del país.
– Para que la comunidad internacional se esfuerce más en hacer frente a los conflictos y las crisis en otras partes del mundo, incluso a través de la ayuda humanitaria concertada y los procesos de consolidación de la paz.
– A la comunidad internacional para que invierta más en el desarrollo y apoyo de medios pacíficos, incluyendo la mediación, para prevenir y superar los conflictos.
– A las iglesias miembro de la FLM para que oren y trabajen por la paz y la justicia en todas las comunidades, regiones y en el mundo.
– Para que las iglesias, los gobiernos y otros miembros de la sociedad se esfuercen más en la protección de las mujeres y los niños y en la prevención de la violencia sexual y de género, especialmente en el contexto de los conflictos.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacto

OBISPADO Y OFICINA ADMINISTRATIVA

Obispa: Izani Bruch

Presidenta: Pablo Ríos

Dirección Postal: Juan Enrique Concha 121, Ñuñoa

Teléfono: +56 2 22233195

E-mail: oficinasinodal@ielch.cl

A %d blogueros les gusta esto: