Reflexión comunitaria para la vida diaria 11 de marzo de 2021

Reflexión comunitaria para la vida diaria 11 de marzo de 2021
“Esto dice el Señor: Esta fue la orden que di a mi pueblo: Escuchen mi voz, yo seré su Dios y ustedes serán mi pueblo, sigan el camino que les enseño y todo les irá bien”.
Jeremías 7,21-23
En una de mis clases hice una pregunta a un joven. Él me respondió: “profesor, lo estaba escuchando, pero no puse atención a lo que decía”.
Jeremías le recuerda al pueblo judío de un pacto que Dios les hizo. Este pacto tenía como fin escuchar la voz de Dios. Si lo hacían, entonces la relación con Dios sería una muy cercana y de mucho provecho para el pueblo. Sin embargo, en todo el capítulo 7 encontramos duras palabras para describir una situación que es totalmente opuesta a la esperada por Dios.
El pueblo ha transformado una relación con Dios que debía ser viva, en una de formalidades ritualistas. El templo, lugar para la adoración y la escucha de su palabra, se había transformado en una cueva de ladrones. Jesús hará el mismo juicio en su tiempo.
Escuchar es poner atención, y poner atención es hacer lo que se pide. Pero, no se trata de obras, sino una vida que comprende un acto tan misericordioso como la elección amorosa de Dios por un pueblo sin muchas expectativas de sobrevivir. Escuchar es seguir el camino señalado por la buena y justa voluntad divina. Y seguir el camino se manifiesta en hechos concretos de amor y justicia, vividos con libertad y bajo la naturalidad de la gracia.
En un mundo de tantas contradicciones, Dios no ha dejado de hablar, sigue dirigiéndonos su palabra, y ella nos viene con fuerza por medio de su Hijo. Escuchar al Hijo es hacer su voluntad, y esa voluntad busca todo lo que el profeta demandaba de un pueblo que recibió un pacto de amor gratuito. ¿Despreciaremos sin querer ese pacto manifestado en el Hijo? Escuchemos, pero hagámoslo con atención.
Pastor Carlos Caamaño,
Comunidad Teológica Evangélica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

OBISPADO Y OFICINA ADMINISTRATIVA

Obispa: Izani Bruch

Presidenta: Damaris Trujillo

Dirección Postal: Juan Enrique Concha 121, Ñuñoa

Teléfono: +56 2 22233195

E-mail: oficinasinodal@ielch.cl

A %d blogueros les gusta esto: