Como Iglesia Evangélica Luterana en Chile nos unimos a las oraciones por el padre Mariano Puga, junto al Salmista y junto a todo el pueblo de Dios expresamos: “Hacia ti extiendo las manos; me haces falta, como el agua a la tierra seca. Respóndeme pronto, SEÑOR, que el aliento se me escapa. No escondas de mí tu rostro, o seré como los que bajan a la fosa. Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque en ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma”. Salmo 143, 6-8

Oh bendito Señor y Dios de bondades y consuelo: tu amor nunca falla, y tú puedes transformar las tinieblas de la muerte en amanecer. Ayúdanos a recibir tu palabra con corazones llenos de fe, a fin de que, confiando en tus promesas podamos cobrar esperanza y ser trasladados de la tinieblas a la luz y paz en tu presencia; pedimos por nuestro hermano Mariano Puga para que tu amor y gracia esté con él eternamente, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.