Lectura: Salmo 96:10-13

Digan a las naciones: «¡El Señor es Rey!» Él afirmó el mundo, para que no se mueva; él gobierna a los pueblos con igualdad. ¡Que se alegren los cielos y la tierra! ¡Que brame el mar y todo lo que contiene! ¡Que se alegre el campo y todo lo que hay en él! ¡Que griten de alegría los árboles del bosque, delante del Señor, que viene! ¡Sí, él viene a gobernar la tierra, y gobernará a los pueblos del mundo con justicia y con verdad!

Oración:

¡Qué alegría Dios! El domingo pudimos celebrar el primer culto presencial desde marzo y nos alegró el corazón. ¡Qué alegría verse de cara a cara! ¡Qué alegría escuchar el canto de las aves durante el culto! ¡Qué alegría estar reunid@s en tu presencia! ¡Qué alegría esperar tu llegada! Ahora cada día más… hasta que vengas humilde y quebrantable para gobernar de otra forma.

Deja despierta en nosotr@s este anhelo: el anhelo de sentir plena alegría, el anhelo que tú pones nuestro mundo al revés, el anhelo que todo será bien. Lo necesitamos tanto en este tiempo. Guía nuestros pensamientos y mentes a la esperanza, a lo positivo para que podamos llenar este tiempo de espera con un nuevo sentido, encontrar nuevas posibilidades, para alegrarnos plenamente. ¡Amén!

Pastora Nicole Oehler. Congregación La Reconciliación