Lucas 21:1-4
Jesús estaba viendo a los ricos echar dinero en los cofres de las ofrendas, y vio también a una viuda pobre que echaba dos moneditas de cobre. Entonces dijo: De veras les digo que esta viuda pobre ha dado más que todos; pues todos dan ofrendas de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir.
Oración
Dios, nuestro padre y madre, lleno de bondad, amor y justicia. Tú conoces cada una de nuestras acciones y la fragilidad de nuestras vidas. Te pedimos por los adultos mayores quienes necesitan de la salud, la compañía y los recursos para envejecer y vivir dignamente. Perdónanos, Señor, por las pensiones miserables que hoy se entregan y permítenos luchar hasta que todo adulto mayor reciba una jubilación que le permita tener una vida digna. Te pedimos por sus familias, para que puedan acompañarles y cuidarles, así como por quienes han vivido vulneración de sus derechos: que tu justicia y reparación se haga presente. Permítenos como iglesia acompañar, cuidar, respetar y servir a nuestros adultos mayores, demostrándoles tu amor en palabras y acción. En el nombre de tu Hijo Jesucristo, Amén.

Patricio Abarca. Congregación El Buen Samaritano