Carta abierta a la Iglesia Evangélica en Venezuela

Carta abierta a la Iglesia Evangélica en Venezuela

Rev. Gerardo Hands C.
Pastor-Presidente
Iglesia Evangélica Luterana en Venezuela
Hermanas y Hermanos
Mujeres y Hombres de Buena Voluntad
del Pueblo Venezolano

“Bienaventurados(as) las/los que lloran, porque ellos(as) recibirán consolación…Bienaventurados(as) las/ los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos(as) serán saciados…Bienaventurados(as) los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos(as) es el reino de los cielos…” Mt.5:4;6;10

Queridas hermanas y queridos hermanos:

Con la presente hago llegar a cada uno y una de ustedes mi fraternal saludo y sin duda de la Iglesia Evangélica Luterana en Chile, en estos momentos de tanta incertidumbre, preocupación y vulnerabilidad.

Los comunicados- en los medios periodísticos-dan cuenta de la situación difícil e insostenible que ustedes están vivenciado-en medio de posibilidades democráticas y legales con que cuenta nuestro querido hermano pueblo de Venezuela-sin embargo sabemos también que existe la incertidumbre y la desconfianza de que estas herramientas constitucionales se apliquen seriamente para escuchar la voz del pueblo.

Los clamores del Pastor Presidente de la Iglesia, Rev. Gerardo Hans, conmueve grandemente al pueblo cristiano y especialmente me hace recordar lo que Chile vivió en el año 1973, ad portas de un Golpe Militar, sin tranquilidad social, sin abastecimiento de alimentos, combustible, inseguridad, agresiones y otros. Las razones para todo el desequilibrio social –hoy sabemos- que fueron acciones internas como también externas.

Siendo una sobreviviente de una dictadura que duró 17 años, ruego con gran fervor porque prime la legalidad, la cordura y el respeto fundamental de los Derechos Humanos para resolver democráticamente lo que el pueblo en su mayoría quiere y espera para una vida en paz y reconciliación.

Teniendo presente la situación difícil que están viviendo los gobiernos democráticos de América Latina, les mantenemos en nuestras oraciones y confiamos que nuestro Señor les otorgará la fortaleza y la esperanza de nuevos tiempos.

En la gracia del Señor

Dra. Gloria Rojas
Pastora Iglesia Evangélica Luterana en Chile
Vice-Presidenta Federación Luterana Mundial
Santiago, 18 de Mayo 2016