Invocación: Nos reunimos en esta noche en la necesidad constante de la misericordia de Dios. Nos reunimos desde el refugio de nuestros hogares en nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu. Amén

Texto bíblico: Salmo 130 (NVI)

A ti, Señor, elevo mi clamor
desde las profundidades del abismo.
Escucha, Señor, mi voz.
Estén atentos tus oídos a mi voz suplicante.

Si tú, Señor, tomaras en cuenta los pecados,
¿quién, Señor, sería declarado inocente?
Pero en ti se halla perdón,
y por eso debes ser temido.

Espero al Señor, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza.
Espero al Señor con toda el alma,
más que los centinelas la mañana.

Como esperan los centinelas la mañana,
    así tú, Israel, espera al Señor.
Porque en él hay amor inagotable;
en él hay plena redención.
Él mismo redimirá a Israel
de todos sus pecados.

Canto: Kumbayah

Kumbayah Señor kumbayah (3 veces).
Oh Dios Kumbayah.

Alguien ora, Señor, Kumbayah (3 veces).
Oh Dios Kumbayah.

Alguien llora, Señor, Kumbayah (3 veces)
Oh Dios Kumbayah.

Alguien canta, Señor, Kumbayah (3 veces).
Oh Dios kumbayah.

Oración: Bondadoso Dios, así como el salmista, desde nuestra desesperación, miedo, dolor, soledad y angustia clamamos a ti y esperamos en tu amor en estos días de pandemia por COVID-19.  Señor escucha nuestros clamores: ten piedad de nosotros y nosotras. Rogamos por nuestro país, por el mundo y sus habitantes para que sean protegidos de la pandemia y de todas sus consecuencias. Recordamos a las personas enfermas y los que sufren a causa del aislamiento social, desempleo y falta de un lugar seguro para protegerse del contagio. Te pedimos y esperamos en ti por tiempos favorables a la salud y vida. Con esperanza y fe, oremos por la transformación de estos tiempos de angustia por tu cuidado y gracia. Que este difícil tiempo nos ayude cómo humanidad a pensar en un nuevo orden mundial en el que haya justicia y paz para todas las personas. Dios eterno, escucha nuestra oración. Amén

Padrenuestro:

Bendición: Que las bendiciones del Dios de la vida descienda sobre nosotros y nosotras, por su gracia y amor a la humanidad, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén

Dascarga en formato PDF: Aquí